Planificación

¿Cómo sobrevivir a la universidad?

Días atrás tuve la bendición de asistir a una hermosa celebración de graduación de secundaria o del nivel media (XII grado). Toda la emoción de ver esta meta cumplida, me hizo pensar en el siguiente paso de los graduandos : el periodo universitario.

En este Post deseo compartirles cómo fue mi experiencia. Espero que mis vivencias ayuden a motivar y disminuir la presión que conlleva esta nueva etapa de la vida. Gracias a Dios pude graduarme de Ingeniería, fue un proceso complejo, en el que tuve que esforzarme al máximo. Por lo que te presento las estrategias que utilicé para culminar mis estudios según los objetivos que me había trazado:

  • Metas claras, realistas y ambiciosas: la culminación exitosa de tus estudios es un trato contigo misma. Ya mamá, papá, abuelos, tutores, acudientes, etc. dejan de ser los responsables de nuestra formación académica. Invierte tiempo en ti, enfócate en lo que te gusta y escoge una carrera que te emocioné. Toma una hoja de papel y lápiz; escribe lo que te gustaría lograr en este periodo de tu vida y pega esa hoja en un lugar visible. Recuerda que las metas que te traces deben ser claras, realistas y ambiciosas. Si tienes problemas en trazarte metas, te aconsejo que investigues: la duración de la carrera, los horarios, calendarios académicos, etc.
  • Prioridades. Planificar tu tiempo, incluye determinar cuáles son tus prioridades. Cuando se es mayor de edad, y se cuenta con permiso, tiempo, dinero y compañía para hacer todo tipo de actividades, es cuando la madurez es medida. Se puede tener la oportunidad, pero es necesario pensar en las consecuencias de las decisiones que tomemos, mi técnica fue preguntarme ¿vale la pena? Conozco personas que han dañado completamente su futuro y familia, por juntarse y seguir malas compañías. La vida es tomar decisiones y sólo tú podrás saber si vale o no la pena.

1 Corintios 10:23 (TLA), «Algunos de ustedes dicen: «Yo soy libre de hacer lo que quiera». ¡Claro que sí! Pero no todo lo que uno quiere, conviene; ni todo fortalece la vida cristiana.

  • Aprovecha las oportunidades: si tienes la opción de tomar clases adicionales en el periodo de verano o receso, te aconsejo que las tomes, de esa forma disminuirás la cantidad de materias que deberás tomar en el periodo regular. Si has obtenido una mala o regular calificación, tomar clases en este periodo también te ayudará a no atrasarte y enfócarte en la o las materias que son más retadoras, para así obtener mejores calificaciones.
  • Aprovecha el apoyo: si tus padres, abuelos, tutores, etc. te ofrecen el apoyarte en tus estudios para que te puedas enfocar en ellos y no tener la necesidad de trabajar para costearlos, aprovecha la oferta. Ya cuando estés en tu último año y te sientes seguro de poder realizar ambas tareas (trabajar y estudiar), te lo recomiendo. Si por el contrario, no cuentas con este apoyo financiero, te recomiendo pedir algún tipo de beca (te motivará a enfocárte más en tus estudios) y si no logras obtener una beca te recomiendo no dejar tus estudios, culminarlos significará una emoción triple, ya que será una muestra de la tenacidad que hay en ti.
  • «No es una prueba de velocidad, sino de resistencia»: recuerdo como si fuera ayer a mi profesora de Cálculo I, dándonos ese consejo. No te compares, ya que todos somos diferentes, no tenemos iguales educación, habilidades, formas de aprender y velocidades para captar nueva información. No te traumatices adicionando estrés adicional al comparar tus calificaciones con la de los demás. Enfócate sólo en tus notas. Para mi fue clave entender en qué me equivoqué en mis parciales, por lo que buscaba entre mis compañeros quién había obtenido las respuestas correctas; para así corregir y aumentar mis conocimientos. Recuerda que las notas, no son un reflejo de ti, sólo son la oportunidad de conocer cuánto se sabe de un tema (claro, si la prueba es realizada objetivamente por tus profesores, si es realizada para torturar o vengarse de los estudiantes, pues ignora el enunciado anterior). No te rindas, cada parcial, clase, semestre, día, trabajo, día sin dormir, etc. estás más cerca de terminar. Recuerda tu puedes.
  • Diviértete: La vida universitaria es emocionante, tienes la oportunidad de conocer personas que comparten intereses similares a ti y que provienen de distintos mundos. Utiliza este tiempo para extender tu red de conocidos, recuerda que tus compañeros de clases serán tus colegas en un futuro. Como ejemplo te comparto, que la primera oportunidad para ejercer como ingeniera, la obtuve en un momento en el que estaba desempleada, en el que «casualmente» me encontré en el supermercado con una ex compañera de la universidad (daba clases en otro salón). La cual me facilitó la dirección de correo electrónico de la reclutadora de recursos humanos de la empresa en la que ella laboraba. Y gracias a eso obtuve la mejor oportunidad de mi vida laboral.

En próximos Post te daré más tips comprobados, besos.

Post dedicado a Anthony, felicidades primo en tu graduación. Te quiero muchísimo, que Dios bendiga tus comienzos. Este sólo es el inicio de grandiosas bendiciones que Dios tiene para ti.

Deja un comentario