Belleza interna

Quédate en casa, pero pasa tiempo conmigo

Por difícil que parezca este momento por el coronavirus , con la consigna “Quédate en casa”, te estoy regalando más tiempo para ti, para disfrutar en familia, para valorar las cosas que tienes, tiempo para crear nuevas cosas y prepararte para lo que viene. Recuerda, todo no es malo, sólo enfócate en las bendiciones de Dios.

Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito.  Romanos 8:28.

Desde el vientre de tu madre te di vida, te regalé cada día para que lo invirtieras en lo que desees. Di hasta mi vida para que tuvieras vida eterna… ¡que privilegio!

De las 24 horas que te estoy regalando, ¿Cuánto tiempo me dedicas? ¿Merezco un tiempito contigo? Saber de ti, saber cómo te sientes y en qué te puedo ayudar? ¿Que escuches mi voz? ¿Que me conozcas más a través de mi Palabra? ¿Que me busques con todo tu corazón y sin distracción alguna? Sabes que me encanta escuchar tus cantos y alabanzas, que bendición y deleite son para mi.

Anhelo pasar de esas 24 horas al día, un tiempo de calidad contigo. Te estaré esperando cada día, sólo estoy a la distancia de una oración. El Espíritu Santo, tu compañero inseparable desde hoy en adelante te conectará conmigo, sólo necesitas un corazón dispuesto y ahí estaré.

Bendeciré a Jehová en todo tiempo; Su alabanza estará de continuo en mi boca. Salmos 34:1

Atentamente,

Jesús

Deja una respuesta