Belleza, Belleza interna, Moda

¿Qué ropa me pongo?

«¿Qué ropa me pongo?», es una pregunta que me realizo diariamente. Puedo cambiar 10 veces de atuendo y llenar mi cama de ropa, combinando diferentes atuendos con el fin de lucir perfecta. He estado reflexionando sobre esto y he llegado a la conclusión de que mi indecisión no es motivada por algo interno, sino más bien por fuerzas externas; por lo que empecé mi proceso de reflexión haciéndome las siguientes preguntas:

  • ¿A quién deseo impresionar?
  • ¿De quién o quiénes deseo ganar su atención?

Descubrí que no me vestía para serme feliz a mi, sino pensando en lo que los demás pensarían de mi atuendo; y de ahí obtuve el siguiente listado con las ideas más comunes que pueden pasar por nuestras mentes:

  • Si me pongo esto, mi esposo no mirará a otras mujeres. Aunque utilices la ropa más provocativa o costosa del mundo, si tu esposo o novio tiene esa malísima manía lo seguirá haciendo. No es un problema tuyo sino de él, por lo que en tu poder no está el solucionarlo. Es una cuestión de respeto, por lo que si el sujeto en cuestión es tu novio, piensa si es la forma en que desearás vivir toda tu vida, recuerda que el matrimonio no resuelve los problemas, en muchas ocasiones los hace más visibles, por lo que estás a tiempo para corregir/valorar/confirmar si es la persona adecuada para ti. Si el sujeto es tu esposo, con oración y comunicación podrás resolver esta situación que duele mucho y puede hasta llegar a lastimar tu autoestima, sólo recuerda que ponerlo en las manos de Dios, es orar aunque no veas nada y pedirle a Dios que los haga crecer a ambos.
  • Si me pongo esto, seré la sensación de la fiesta. No es tu ropa, eres tú, podrías utilizar un vestido que incluyera una luminaria de estadio de béisbol y aún así no atraer la atención de nadie. Es una cuestión sólo de actitud, tu personalidad es suficiente. Además no necesitas la atención de todo el mundo, con la de la gente que te valora te sobra.
  • Si me pongo esto, no habrá hombre que pueda dejar de mirarme. Ahora bien, ¿es lo que realmente quieres?. Que te miren como carne fresca, no me mal interpretes no soy feminista, pero considero que es una atención que no se necesita, en lo personal considero que necesitas la atención «sólo del indicado», lo demás no es necesario. Conocer gente es bueno y necesario, pero que los hombres nos tomen por lo que no somos, sólo atraerá a los incorrectos. Recuerda que la ropa, sí importa.
  • Si me pongo esto, pareceré que tengo dinero. Bueno puedes aparentar tener dinero, pero la realidad será que tu cuenta bancaria siempre dirá la verdad. Vivir para aparentar, desgasta y mucho. Además la verdad siempre sale a la luz (Marcos 4:22).
  • Si me pongo esto, estaré a la moda ya que es lo que todo el mundo esta utilizando ahora. Las modas son cíclicas, recuerdo cuando mi mamá me lo dijo en mi adolescencia, y a estas alturas ya he visto como las tendencias han ido y regresado; quizás en otros colores, combinaciones y texturas, pero en esencia lo mismo. Moda es tan subjetivo. He visto como lo que esta de moda, le queda raro hasta a los maniquís y modelos de pasarela. Que esté a la moda no quiere decir que potencia nuestra belleza. Utiliza prendas que puedas costear, no es necesario endeudarse para estar lindas, invierte tu dinero en artículos que aumenten de valor, no en las que se devalúan.  Con esto no quiero decir que comprar ropa es malo, todo lo contrario, a mi me encanta, pero hago un presupuesto y cumplo con mis responsabilidades.

Ahora bien, ¿qué hago? Respuesta sencilla:

Utiliza ropa, que te haga feliz, vístete sólo para ti.

Sé la mejor versión de ti, pero cómoda, respetándote, reflejando tu ser y según la ocasión. Eres una mujer única y especial, la ropa debe sólo potenciar esto.

Y recuerda: «que el adorno de ustedes no sea de cosas externas, como peinados exagerados, o con joyas de oro y vestidos lujosos. La belleza no depende de las apariencias, sino de lo que hay en el corazón. Así que, sean ustedes personas tranquilas y amables. Esta belleza nunca desaparece, y es muy valiosa delante de Dios. 1 Pedro 3:3-4 (TLA)

 

 

Deja un comentario