Belleza interna

¿Por qué a mí?

Siendo honesta es una frase que ha pasado muchas veces por mi cabeza. Intento no pensar de esa forma, pero en ocasiones las pruebas me superan. Unos consideran que la connotación real de esa frase es: «por qué me pasó a mí y no mejor a otro», pero considero que el significado no tiene nada que ver con el deseo de que le ocurra algo negativo a otra persona, simplemente es una frase que representa mi deseo por saber el porque estoy atravesando aflicciones.

La razón por la que a la gente buena le pasan cosas malas, no la conozco. Vivimos en un mundo lleno de pecado en donde los errores salpican la vida de todos. Pero he visto a personas resurgir con fuerza y coraje, a pesar de atravesar desiertos hostiles. Con toda propiedad puedo decir que lo que les pasó fue sólo una parada antes de alcanzar la meta.

Ahora me podrías decir: Karina que lindo todo lo que escribiste, pero que parada tan dolorosa. He estado en desiertos y ciertamente duele mucho. Pero puedo asegurar que las pruebas tienen tiempo limitado y triunfarás si te entregas completamente a Dios, buscas su dirección y trabajas en dirección a tus metas.

Llorar y desahogar tu dolor es necesario, pero presta atención con quién lo haces, no todo el mundo es tu amigo. Puede ser que el dolor o la impotencia que sientes es debido a la toma de una mala decisión o quizás todo se desmoronó producto de un engaño, o quizás piensas y das vuelta en tu cabeza y no logras descifrar qué pudo fallar. Ahora, enfócate en sanar, el pasado te dice a donde estuviste pero no es representativo de tu futuro. Ayuda a los demás y aférrate a tu Padre Celestial.

Ustedes no han pasado por ninguna tentación que otros no hayan tenido. Y pueden confiar en Dios, pues él no va a permitir que sufran más tentaciones de las que pueden soportar. Además, cuando vengan las tentaciones, Dios mismo les mostrará cómo vencerlas, y así podrán resistir.

1 Corintios 10:13 (TLA)

Deja un comentario