Planificación

Planifica tu día

Es una lucha interna el cumplir con los horarios, pero si logro cumplir con mi horario laboral, no hay razón por la que no pueda llegar a tiempo a la iglesia, por ejemplo.
He observado que mi mayor desafío es decidir ¿Qué ropa utilizar? No deseo repetir, no poseo tanta ropa, pero deseo sentirme linda y confiada. ¿Cómo he remediado los problemas con el tiempo?

  1. Planificando correctamente. No comprometerme con horarios, si tengo dudas que pueda cumplir. Es mejor ser honesta e indicar que se tienen otros planes y reprogramar si es necesario. Recuerda es mejor no comprometerse, a quedar mal.
  2. Escogiendo el vestuario que utilizaré desde el día anterior. De no estoy segura del vestuario escogido, opto por tener una segunda opción. La planificación incluye: ropa, zapatos, ropa interior, accesorios y cartera.
  3. Toma en cuenta el tráfico. El tráfico depende del clima, posibles contratiempos, etc. Date el tiempo de llegar con calma y de forma segura a los lugares de destino. Este punto va de la mano con el punto #1.

2 thoughts

  • Muchas veces no plaficamos bien porque no tenemos claros nuestras metas personales, familiares etc. Ora y pidele a Dios sabifuría para verificat tus metas y cuando estes lista asegurate que todas las actividades diarias apunten a esas metas y si no van en esa dirección, es hora de activar el «no podré asistir porque tengo otro compromiso». Hay veces que en el día hay tantas actividades que chocan y queremos ir a todas y al final no cumpliste, no llegaste a tiempo y no lo disfrutaste. Ni estaban en dirección a tus metas, en otras palabras fue tiempo perdido. Animo, planifica tu tiempo.

    • Hello… me encantó la relación que hiciste entre la planificación de nuestro día y las metas personales. Muchas veces pedimos a Dios que abra puertas para alcanzar metas en nuestra vida, pero no planificamos nuestro día para que vaya acorde a esa meta. Es como pedirle a Dios por un carro nuevo, cuando no se tiene trabajo, por lo que no se pueden pagar las mensualidades, el mantenimiento y el seguro contra accidentes del auto. La planificación de nuestro día es vital y debe concordar con el propósito divino que Dios nos tiene preparado, cada segundo, minuto, hora, día y año nos deben acerca a alcanzar nuestras metas. Planificar el día con la dirección divina es éxito asegurado.

      ¡Besos y bendiciones!

Deja un comentario