Belleza interna

No permitas que el enojo te aleje de tus bendiciones

Si leemos la historia de Moisés en la Palabra de Dios, encontramos, que él fue utilizado por Dios en muchas ocasiones. Lastimosamente a lo largo de su vida, el enojo se interpuso en su andar, al punto de impedir su entrada a la Tierra Prometida.

Moisés y Aarón se apartaron de la gente y se fueron al santuario. Allí, en la entrada, se inclinaron hasta tocar el suelo con la cara, y Dios se presentó con toda su gloria.  Le dijo a Moisés: «Toma tu vara, y pídele a tu hermano Aarón que te ayude a reunir a todo el pueblo. Luego, en presencia de todos, ordénale a la roca que les dé agua. Y sacarás agua de la roca, y beberá todo el pueblo y su ganado». Moisés hizo lo que Dios le mandó, y tomó la vara que estaba en presencia de Dios. Luego Moisés y Aarón reunieron delante de la roca a toda la gente, y Moisés les dijo: «¡Óiganme bien, rebeldes! ¿Acaso quieren que saquemos agua de esta roca para que ustedes beban?»  Mientras decía esto, Moisés golpeó dos veces la roca con la vara, ¡y empezó a salir tanta agua que toda la gente y su ganado bebieron!  Pero Dios les dijo a Moisés y a Aarón: «Ustedes no creyeron en mí, ni me honraron delante de los israelitas. Por eso, no entrarán con ellos al territorio que les voy a dar». Esto sucedió en Meribá, que significa «queja». Y es que allí los israelitas se quejaron contra Dios, y él les mostró que es un Dios santo.

Números 20:6-13 (TLA)

Moisés motivado por episodios de ira llegó a matar a un egipcio (Éxodo 2:11-12) y arrojar al suelo las tablas de la ley en las que Dios había escrito (Éxodo 32:19-20).

El enojo, ira o rabia es un sentimiento temporal; cuando estemos ante situaciones que nos molestan tomémonos un tiempo para respirar. No permitamos que la ira nos aleje de alcanzar la tierra prometida, osea las metas personales que tanto deseamos obtener.

Oremos a Dios para romper con estos patrones de conducta. Padre Celestial en el nombre de Cristo me arrepiento del espíritu de enojo que me controla. Pongo mi vida en tus manos y libero en tu nombre la bendición en mi vida y en la de mis familiares. Por Cristo, amén.

Deja un comentario