Belleza, Maquillaje

No duermas con maquillaje

Por más cansada que estés, desmaquilla tu rostro y cuello con productos suaves diseñados para este fin. Los algodones tipo disco simplificarán este tarea, ya que prácticamente no dejan residuos de algodón sobre el rostro. A continuación lava el área desmaquillada con un jabón suave, seca el rostro con papel o toalla dando pequeñas palmaditas, utiliza luego suavemente tonificador y culmina tu momento aplicando humectante. Al inicio será engorroso, pero al pasar del tiempo verás como mejora tu piel y te convencerás que el esfuerzo fue provechoso.

Deja un comentario