Belleza interna, Planificación

Año nuevo, nuevas metas

Este tiempo de transición es utilizado por millones de personas alrededor del mundo para planificar cómo bajarán de peso, mantenerse saludable, viajar, estudiar, obtener mejores oportunidades de trabajo, etc. La mayoría de nosotros buscamos ser mejores, avanzar con nuestras vidas. El pasado es algo que puede martirizarnos o que puede catapultarnos a adquirir nuevas y mejores oportunidades. Recordemos que la vida son decisiones y hoy es un buen día para decidir a qué aferrarnos, escoge la libertad de trabajar por un futuro glorioso.

Que este nuevo año nos ayude:

  • A reforzar nuestra relación con Dios. Si mantienes tu mirada en tu Padre Celestial, alcanzarás lo imposible. «Entonces Pedro le respondió: —Señor, si eres tú, ordena que yo vaya hasta ti sobre el agua.  —Ven —dijo Jesús. Pedro entonces bajó de la barca y comenzó a caminar sobre el agua en dirección a Jesús. Pero al notar la fuerza del viento, tuvo miedo; y como comenzaba a hundirse, gritó: —¡Sálvame, Señor! Al momento, Jesús lo tomó de la mano y le dijo: —¡Qué poca fe tienes! ¿Por qué dudaste?» Mateo 14:28-31.  No dudes, tu llave para alcanzar tus metas es Cristo y aunque te equivoques nadie te quitará lo aprendido, como con Pedro aunque se hundió fue el único discípulo que logró caminar sobre el mar, sólo da el primer paso para cumplir tus metas. 
  • A mejorar nuestra salud. Hazte un chequeo general, acude al médico, come sanamente y haz ejercicio. Invertir en nuestra salud nunca es un gasto, cuida tu cuerpo.
  • A cerrar completamente las puertas. No tengas miedo, vendrán muchas y mejores oportunidades. Si pones tu mirada en Dios y no en lo que queda atrás, verás como Dios va arreglando poco a poco tu entorno, definitivamente nuestro Padre Celestial sabe de lo que tenemos necesidad. El pasado pudo haber sido doloroso y quizás dejó una cicatriz; pero no fue para muerte, sacúdete ese polvo y vuelve a la carrera, tu victoria en Cristo está más que garantizada. Recuerda sólo fue un aprendizaje más, tu lienzo está en blanco y sólo tu eres la responsable de lo que dibujarás en él, hay mucho que hacer.
  • A soñar, no te limites. Sueña en grande, no dejes que voces internas y externas te limiten. El límite para ti es el cielo.
  • A mejorar nuestras relaciones familiares. La familia importa, si tienes o no una buena relación familiar es tiempo de mejorarla. Casualmente ayer hablaba de esto con mi mamá, hay que aprovechar el tiempo, muchas veces pensamos que esto es necesario sólo si tenemos familiares con edad avanzada, pero el mañana no le es prometido a nadie (ni a jóvenes, ni ancianos) por lo que es momento de disfrutar de la familia.
  • A mejorar la relación con nuestro entorno. «Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres». Romanos 12: 18. Como dicen: «no somos moneditas de oro para caerle bien a todo el mundo» y por alguna razón hay personas que sin explicación alguna desean hacernos daños y destruirnos. «Sin embargo, nadie ha hecho un arma capaz de destruirte. »Israel, tú harás callar a todo el que te acuse, porque yo, el único Dios, hago triunfar a los que me adoran. Te juro que así será». Isaías 54:17 (TLA). Tu parte es orar por ellos, ser educado y asertivo (decir las cosas en el orden y forma correcta, pero sin ofender), pedir un corazón perdonador y Dios se encargará de lo demás.
  • A prepararnos. Que no veamos el cumplimiento de nuestros sueños, no quiere decir que no podamos trabajar por alcanzarnos por lo que te animo a estudiar y a rodearte de personas que ayudarán a tu edificación. Adicionalmente te comparto el siguiente blog: Cuando tus sueños se paralizan

Que Dios bendiga nuestros inicios, feliz año 2019.

Jehová te bendiga, y te guarde; Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz. Números 6:24-26

 

Deja un comentario