Belleza, Cuidado del cabello

Beneficios del aceite de almendras

Una podóloga me recomendó frotar mis pies (especialmente los talones) con aceite de almendras, para suavizarlos. Esta tarea la vengo realizando antes de irme a dormir, desde hace un tiempo. Para mi sorpresa he observado los siguientes beneficios:

Los resultados fueron tan buenos que hasta decidí utilizar el aceite de almendras para hacerme baños de aceite en mi cabello (en próximos posts te daremos recetas sencillas) obteniendo un cabello sedoso y brillante.

El aceite de almendras es muy económico y el olor es riquísimo. En Internet podemos encontrar muchas publicaciones que mencionan las propiedades de este producto.

El aceite de almendras dulces es uno de los más neutros que existen y no se le conocen contraindicaciones. Contiene agua, proteínas, grasas (sobre todo insaturadas), alto contenido de fibras, vitaminas B, C, A, D y E, hierro, potasio, sodio, magnesio, azufre, cobre, zinc y calcio. Estas características hicieron del aceite de almendras dulces una medicina natural. Ya en el siglo XV se utilizaba en forma externa para enfermedades de la piel y reuma. Por ser rico en vitaminas y ácidos grasos, tiene un efecto regenerador e hidratante. Debido a la riqueza de proteínas de origen vegetal, cumple con una importante acción nutritiva, motivo por el cual se utiliza en lociones y cremas para ayudar a mantener la flexibilidad de la piel, humectándola, nutriéndola profundamente y previniendo así el envejecimiento prematuro.

(Hernández y Zacconi, 2009, p.2)

Sufro de dermatitis atópica y el aceite de almendras no me produce comezón o irritación en mi piel. Pero si padeces de alguna afectación en la piel o tienes alguna duda te recomiendo conversar con un especialista antes de usar cualquier producto.

Referencia bibliográfica:

Hernández, S. A., & Zacconi, F. (2009). Sweet almond oil: extraction, characterization and application. Química Nova32(5), 1342-1345.

Deja un comentario